Participación

Buscador
Fechas
El Parlamento de las Azores asume la presidencia de la CALRE CALRE Nueva presidencia Pedro Sanjurjo 10-11-2017 General

La presidenta del Parlamento de las Azores (Portugal), Ana de Luis, será la nueva presidenta de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas (CALRE) durante 2018, según se acordó este viernes en la Asamblea Plenaria que por espacio de dos días se ha reunido en Sevilla.

Licenciada en economía, Ana de Luís ha sido gestora financiera y de recursos humanos. En 2008 fue elegida Diputada a la Asamblea Legislativa de la Región Autónoma de las Azores, y en 2012 se convirtió en la primera mujer en presidir dicha Asamblea, cargo que ostenta desde entonces.

En este encuentro se decidió la creación de un foro de debate que estará centrado en los nuevos objetivos de CALRE 20 años después de su creación y del que formará parte Pedro Sanjurjo, presidente de la Junta General del Principado de Asturias.

Este foro, que estará presidido por Ana de Luís, contará con la participación de representantes de los ocho países que integran CALRE y en el plazo de un año, en el próximo Plenario de la Conferencia, se presentará un documento en que se definirán el nuevo plan de actuación de esta institución. El nuevo grupo surge desde el convencimiento de que es necesario ir más allá de los trabajos realizados hasta la fecha y la conveniencia de abrir un espacio de reflexión que siente las bases de los objetivos y líneas de acción de la CALRE para las próximas décadas. CALRE considera que, si 2017 ha sido un año determinante para el proyecto europeo, los años venideros, con la culminación de la Estrategia Europa 2020 y la definición del escenario europeo para 2025 avanzado en el Libro Blanco sobre el futuro de Europa, sentarán las bases de la Europa del siglo XXI y con ello el futuro y porvenir de las nuevas generaciones, así como el papel de la Unión Europea en el escenario global. Y este foro será el marco para una activa participación.

   

El presidente de la Junta General del Principado, Pedro Sanjurjo, durante la reunión de la Asamblea Plenaria celebrada en el Parlamento de Andalucía. A la derecha, Sanjurjo felicita a la nueva presidenta de CALRE, Ana de Luís. 

Además, Pedro Sanjurjo seguirá participando en dos de los grupos de trabajo en que trabaja la Conferencia: Democracia Interactiva y Despoblación y de Envejecimiento, de los que ya formaba parte. Junto a los ocho grupos en que se han desarrollado los trabajos de CALRE -Subsidiariedad; Política de Cohesión; Democracia Interactiva; Migración y Derechos Humanos; Igualdad de Género; Mejor regulación y políticas de evaluación; Despoblación y Envejecimiento y Desastres naturales- este viernes se ha aprobado la creación de otro grupo de trabajo sobre la Diversidad Cultural y Lingüística de las regiones de Europa.

Declaración de Sevilla
Cuando se cumplen veinte años de la Declaración fundacional que dio origen a la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas, la CALRE se posiciona como "actor e interlocutor en el espacio europeo, reclamando el protagonismo de las realidades regionales y locales en la arquitectura institucional europea". Y lo hace en la Declaración de Sevilla aprobada en esta Asamblea Plenaria, un documento en el que reivindica el papel fundamental de las regiones europeas, y concretamente de las asambleas y parlamentos con capacidad legislativa, por cuanto "representan directamente la voluntad popular de los ciudadanos en el proceso de integración europeo". En este sentido, la Conferencia se reafirma en su convencimiento de que "las singularidades, experiencias, propuestas e iniciativas de las diferentes regiones y autoridades locales son un activo para el proyecto común europeo".

Por ello reclama "una gobernanza multinivel y bottom-up (ascendente), en la que las regiones y las autoridades locales participen en la elaboración de las políticas públicas europeas que tendrán una repercusión directa en sus territorios y en los ciudadanos a los que representan, conscientes de que la vida de los ciudadanos se encuentra cada vez más influenciada por las decisiones que se toman a nivel europeo". CALRE considera necesario continuar con el desarrollo de las vías de comunicación directa entre las asambleas y parlamentos regionales y las instituciones europeas para participar y contribuir en el proceso legislativo de las políticas europeas y reclama un "verdadero protagonismo de las asambleas y parlamentos regionales dentro de la arquitectura institucional europea".

CALRE entiende que "la integración europea contará con mayor apoyo y soporte de la sociedad si se culminan tres pilares básicos: la Unión económica, la consolidación de la Europa Social y la Unión política, fundamental ésta última para el desarrollo de las dos primeras". En este sentido, considera imprescindible aplicar una gobernanza multinivel y el completo desarrollo de los Tratados Europeos, en especial del principio de Subsidiariedad.

Asimismo, postula que es necesario responder de forma conjunta, desde todos los niveles institucionales, a los retos decisivos y estratégicos que determinarán el devenir del proyecto común europeo, y que es necesario coordinar dichas respuestas con las demandas de la ciudadanía europea. Desde la CALRE se sitúan como retos estratégicos el fomento del empleo; un crecimiento económico basado en la innovación y la sostenibilidad; la lucha contra la pobreza y la exclusión; la igualdad de oportunidades; la igualdad de género; la educación; la investigación, desarrollo e innovación; la lucha contra el cambio climático y la coordinación en la respuesta ante desastres naturales; las políticas de seguridad y la lucha contra el terrorismo; y una respuesta humanitaria ante la crisis de los refugiados y los movimientos migratorios.

La Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas entiende que la salida del Reino Unido de la Unión Europea debe ser aprovechada para abrir un espacio de reflexión sobre el proyecto común europeo en un momento en que "las amenazas de desunión y desintegración hasta hace poco hipotéticos son una realidad". "A lo largo de este año, las corrientes anti europeístas han alzado su voz con más fuerza y han estado presentes en los comicios electorales de Holanda, Francia y Alemania", una situación ante la que "la respuesta es "Más Europa" y ello pasa inexorablemente por recuperar a la ciudadanía para el proyecto europeo".

Dado que las asambleas y parlamentos regionales, como instituciones más cercanas a la ciudadanía, han de ser un ejemplo de la buena gobernanza como paso necesario para recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, se compromete a cumplir con los principios de la Transparencia Pública y a fomentar el desarrollo de las herramientas de la denominada como Democracia interactiva "para propiciar la participación ciudadana en los procesos legislativos de sus regiones. Asimismo, la CALRE expresa su convicción de que la evaluación de las políticas públicas ex ante y ex post son una garantía para la buena gobernanza y permiten al poder legislativo rendir cuentas de su actividad ante sus representados". 

Extracto de la Declaración de Sevilla